Historia

Bien de Interés Cultural de La Alpujarra Media

Almegíjar comparte historia con el resto de pueblos y villas de la Alpujarra. Su aislamiento geográfico hace que no tengamos noticias de él hasta la época árabe, cuando adquiere importancia gracias a la producción de seda. Pasó a formar parte de la Corona de Castilla tras la conquista de Granada y su población fue acosada por las autoridades cristianas desde finales del siglo XV. A mediados del siglo XVI participa en el levantamiento de los moriscos contra la Corona, bajo el liderato de Aben Humeya (de nombre cristiano Fernando de Válor) hasta que éstos fueron expulsados, quedándose el
municipio muy despoblado. Posteriormente se repobló con campesinos procedentes de Galicia, León, Asturias y Castilla.

Almegíjar y Notáez son pueblos que han mantenido su estructura urbana desde tiempos inmemoriales, auténticos “museos de arquitectura popular de la Alpujarra”, donde se pueden distinguir perfectamente
los elementos más característicos, sean “tinaos”, tejados de “launa”, pizarra y vigas de castaño, y componiéndolo todo el blanco inmaculado de la cal, que da a estos pueblos una luz especial.

Cuando nos visite, cuando vuelva, pierda sus pasos por las calles de nuestro municipio, sin prisas, parando el tiempo que aquí discurre en otro “tempo”. Llénese de la quietud, de la belleza y la cordialidad que compartimos con todos. Intente revivir como era la vida alpujarreña, que nos ha dejado huellas vivas en nuestros pueblos, donde aun se conservan corrales, lavaderos, acequias y caminos de herradura para ir a la labor, para ganar a la tierra los frutos del campo, el sustento de cada día.